Arlington (Texas, EE.UU.), (EFE).- Cara y cruz la que vivieron los mariscales de campo Cam Newton y Tony Romo en el partido adelantado de la duodécima semana de competición de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) que los Panthers de Carolina ganaron a domicilio por 14-33 ante los Cowboys de Dallas.

14-33. Newton mantuvo invicto a los Panthers y Romo volvió a lesionarse. El mariscal de campo de los Panthers de Carolina Cam Newton. EFE/Archivo.
14-33. Newton mantuvo invicto a los Panthers y Romo volvió a lesionarse.
El mariscal de campo de los Panthers de Carolina Cam Newton. EFE/Archivo.

Newton hizo su trabajo, pero no fue la figura del ataque de los Panthers, porque los grandes protagonistas serían los defensas y los equipos especiales con los que aseguró la victoria que les permitió mantener el invicto con marca perfecta de 11-0 en lo que va de temporada.

Mientras que los Cowboys (3-8) volvieron a sufrir otra derrota que los aleja de la fase final de la NFL sin que puedan defender el título de campeones de la División Este de la Conferencia Nacional (NFC).

Pero los Cowboys no sólo perdieron el partido sino también a Romo, su mariscal de campo estelar de origen mexicano, que volvía con el equipo después de estar ausente por siete partidos con una fractura de la clavícula izquierda, que fue la que volvió a lesionarse antes que concluyese el encuentro.

La nueva lesión de Romo, que sufrió tres interceptaciones, puede que esta vez le cueste ya el perderse por completo lo que resta de competición.

La defensa de los Panthers estuvo demoledora con Romo al que de las tres interceptaciones dos se las pusieron detrás de la línea de anotación de los Cowboys.

El equipo de Dallas tenía la esperanza que con la vuelta de Romo podrían mejorar sus posibilidades de al final conseguir el pase a la fase final, pero no pudo darse ante el gran juego de conjunto de los Panthers y sobre todo de la aportación defensiva.

Newton, que volvió a tener una gran protección, completó 16 de 27 pases para 183 yardas, no hizo ningún envío de anotación, pero corrió para un “touchdown”, tampoco le hicieron interceptaciones, fue derribado una vez en 18 oportunidades y dejó en 79,7 el índice de pasador.

“De nuevo he tenido una gran protección, la defensa ha sido extraordinaria y me ayudó a que mi labor esta vez fuese más cómoda y tranquila”, destacó Newton. “Siento la lesión de Romo, es frustrante para cualquier profesional, pero especialmente para uno como Tony que acababa de hacer todo el sacrificio en el trabajo de recuperación con la idea de ayudar al equipo”.

El liniero Luke Kuechly se encargó de hacer las dos primeras interceptaciones a Romo y la segunda la transformó en anotación, mientras que el profundo Kurt Coleman logró la tercera y también llevo el ovoide detrás de la línea de protección de los Cowboys.

Las dos interceptaciones convertidas en “touchdowns” iban a pesar como una losa en el juego y la moral de los Cowboys que luego vieron también la baja de Romo, de 35 años, quien tendrá que esperar de nuevo a los resultados médicos que le hagan de cara a ver si al final le toca pasar por el quirófano o se recupera con el descanso.

El entrenador en jefe de los Cowboys Jason Garrett reconoció al frustración y tristeza de ver de nuevo la lesión de Romo, pero dijo que no descartaba que pudiese volver esta temporada con el equipo aunque ya no tuviesen posibilidades de estar en la fase final.

Romo antes de lesionarse tampoco mostró su mejor clase y confirmó que le faltaba rodaje al completar 11 de 21 pases para 106 yardas, con tres interceptaciones, lo derribaron una vez y dejó en 27,2 su índice de pasador.

El suplente Matt Cassell salió en su lugar y completó 13 de 19 pases para 93 yardas con un envío de anotación, sin interceptaciones, lo derribaron una vez y colocó en 97,0 el índice de pasador.