Washington, (EFEUSA).- El Gobierno de Ecuador asistió hoy a una de las audiencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington después de no haber comparecido en los últimos dos años, aunque se ausentó de otras dos sesiones sobre su país.

Ecuador asiste a una audiencia de la CIDH tras cuatro ausencias consecutivas. De izda. a dcha., los representantes de Ecuador, Paola Carrera, Subsecretaria Calidad Ambiental y Carlos Espin Arias, Subdirector de Derechos Humanos, pidieron hoy a la CIDH que archive el caso de dos pueblos indígenas voluntariamente aislados en la Amazonía y supuestamente amenazados por la actividad de empresas petroleras, pues, según dijeron, están protegidos por el Estado. Se trata de los pueblos Tagaeri y Taromenani cuya supervivencia está supuestamente en peligro por las extracciones petroleras en el Parque Nacional Yasuní, la cuenca amazónica con más biodiversidad de bosque tropical. EFE/DANIEL CIMA/SOLO USO EDITORIAL.
Ecuador asiste a una audiencia de la CIDH tras cuatro ausencias consecutivas.
De izda. a dcha., los representantes de Ecuador, Paola Carrera, Subsecretaria Calidad Ambiental y Carlos Espin Arias, Subdirector de Derechos Humanos, pidieron hoy a la CIDH que archive el caso de dos pueblos indígenas voluntariamente aislados en la Amazonía y supuestamente amenazados por la actividad de empresas petroleras, pues, según dijeron, están protegidos por el Estado. Se trata de los pueblos Tagaeri y Taromenani cuya supervivencia está supuestamente en peligro por las extracciones petroleras en el Parque Nacional Yasuní, la cuenca amazónica con más biodiversidad de bosque tropical. EFE/DANIEL CIMA/SOLO USO EDITORIAL.

“Damos la bienvenida al Estado de Ecuador, apreciamos mucho su presencia”, destacó la presidenta de la CIDH, Rose-Marie Belle Antoine, al comienzo de la primera audiencia.

En unas declaraciones a Efe, el secretario ejecutivo de la CIDH, el mexicano Emilio Álvarez Icaza, expresó la satisfacción de la Comisión por la participación de los representantes ecuatorianos en las audiencias, donde respondieron a las denuncias de una decena de organizaciones.

“Estamos muy satisfechos con la participación del Estado de Ecuador en las audiencias. Representa la voluntad del Estado de Ecuador de cumplir sus compromisos en materia de derechos humanos a nivel internacional”, consideró Icaza, cabeza de la Comisión desde agosto de 2012.

“Es importante para la CIDH escuchar a las dos partes en materia de casos y así poder tomar una decisión, y también escuchar al estado frente a lo que planteen las organizaciones de la sociedad civil”, añadió Icaza.

No obstante, Ecuador volvió a dejar el banco del Estado vacío en las dos siguientes audiencias sobre su país de la jornada, y la CIDH aseguró no tener ninguna explicación para esa ausencia.

“Nos gustaría haber dado la bienvenida al Estado, pero desafortunadamente no están aquí. No sabemos exactamente por qué, pero lamentamos no tener al Estado con nosotros”, dijo Belle-Antoine al comienzo de la tercera audiencia, dedicada a dar seguimiento al informe de la Comisión de la Verdad de Ecuador.

La otra audiencia de la que se ausentó el Estado giró en torno al caso de Paola del Rosario Guzmán Albarracín, que con 14 años fue supuestamente acosada sexualmente por el vicerrector de la institución ecuatoriana donde estudiaba y se suicidó tras enterarse de que estaba embarazada.

A la primera audiencia acudieron cinco representantes del Gobierno ecuatoriano, entre ellos el Director Nacional de Derechos Humanos, Ricardo Velasco; y el subsecretario de Derechos Humanos y Cultos, Juan Sebastián Medina.

Esa audiencia se centró en el caso de dos poblaciones indígenas que viven ocultas en la selva del Amazonas y cuya vida se ve supuestamente amenazada por la extracción de petróleo.

La CIDH analizará además hoy, en una cuarta audiencia, la situación de los defensores de derechos humanos de los pueblos indígenas en el país andino.

Fue en marzo de 2013 cuando Ecuador ocupó por última vez los asientos destinados al Estado en las audiencias públicas que la CIDH celebra bianualmente en Washington, dado que no envió representantes en marzo de 2015, en las citas de marzo y octubre de 2014 ni tampoco en el último periodo de sesiones de 2013.

El Gobierno de Ecuador es uno de los más críticos con la actuación de la CIDH, institución que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA) y a la que acusa de ser parcial en su contra y de otros países.

El Ejecutivo ecuatoriano también ha defendido, en varias ocasiones, el cambio de la sede de la CIDH de Estados Unidos a un país que haya ratificado la Convención Americana de Derechos Humanos, uno de los instrumentos jurídicos de la CIDH, algo que el Gobierno de EEUU no ha hecho.