Buenos Aires, (EFE).- Un diputado argentino oficialista cuestionó hoy a la jueza Sandra Arroyo Salgado, exesposa del fallecido fiscal Alberto Nisman, y la acusó de poner trabas en la investigación que busca esclarecer las causas de la muerte para “cobrar los seguros”, informaron medios locales.

El oficialismo argentino cuestiona a la exesposa del fiscal Nisman En la imagen, la exesposa del fallecido Alberto Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado. EFE/Archivo
El oficialismo argentino cuestiona a la exesposa del fiscal Nisman
En la imagen, la exesposa del fallecido Alberto Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado. EFE/Archivo

El diputado nacional del Frente para la Victoria, Carlos Kunkel, criticó hoy en declaraciones radiales a la exmujer del fallecido fiscal, quien integra la querella en la causa que busca determinar cómo murió Nisman.

“Es imposible investigar la causa de un deceso si la jueza Arroyo Salgado está impidiendo los peritajes sobre las llamadas telefónicas y las comunicaciones informáticas. ¿Cómo se puede averiguar si no se investiga la vida privada, si no se conoce el entorno y las personas que lo frecuentaron?”, se preguntó Kunkel en diálogo con la radio Nacional Rock.

“Es absurdo. Hay un desesperado intento por cobrar los seguros. Y cuando alguien se suicida no se paga el seguro”, agregó el legislador nacional.

Por su parte, Arroyo Salgado criticó en una entrevista publicada hoy por el diario La Nación al jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, al considerar que, cuando era ministro del Interior argentino, fue “muy grosero” con ella.

La magistrada, que había consultado al hoy jefe de Gabinete argentino por un auto de su juzgado, aseguró que Fernández le preguntó si pensaba “que su ministerio era una remisería”.

“No hablamos más. Me llamó años después por un caso y no lo atendí. Tiene un estilo distinto al mío”, dijo la jueza.

En tanto, Fernández sostuvo que “nunca” habló mal de Arroyo Salgado pero sí de la “inconducta de su exesposo” y pidió investigar el entorno que rodeaba a Nisman por “malversación de caudales públicos, cohecho y lavado de activos”.

Nisman, fiscal especial encargado de investigar el atentado contra la mutualista judía AMIA ocurrido en 1994 en la capital argentina, fue hallado muerto el 18 de enero pasado con un tiro en la cabeza, cuatro días después de denunciar a la presidenta argentina, Cristina Fernández, entre otros, por presunto encubrimiento de los iraníes sospechados de perpetrar el ataque.

Dos meses después, la investigación por el fallecimiento de Nisman todavía no arrojó resultados concluyentes que permitan esclarecer las circunstancias en las que murió el fiscal.