El papa Francisco. EFE/Archivo
El papa Francisco. EFE/Archivo

Ciudad del Vaticano  (EFE).- El papa Francisco visitará desde el 6 al 12 de julio Ecuador, Bolivia y Paraguay, en la primera parte de sus desplazamientos por América este año antes de viajar a Estados Unidos en septiembre.

Será el segundo viaje del papa a Latinoamérica desde el inicio de su pontificado, en marzo de 2013, después del que realizó a Brasil en julio de 2013 para participar en la Jornada Mundial de Juventud (JMJ).

Las fechas de su próximo viaje al continente, que ya había anunciado él mismo, fueron confirmadas hoy por el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

Lombardi precisó que, “acogiendo la invitación de los respectivos jefes de Estado y de los obispos de esos países”, el pontífice estará en Ecuador del 6 al 8 de julio, en Bolivia del 8 al 10 de julio y en Paraguay del 10 al 12 del mismo mes.

Fue el pasado 19 de enero, durante el vuelo de regreso de su viaje a Sri Lanka y Filipinas, cuando el pontífice confesó a los periodistas que estaban a bordo del avión papal su intención de visitar estos tres países este año y también Chile, Argentina y Uruguay en 2016.

Ese tercer periplo a América Latina queda aún lejano y podría incluir también Colombia, como adelantaron recientemente fuentes de la Conferencia Episcopal Colombiana.

El viaje a Ecuador, Bolivia y Paraguay de este año precederá al que va a realizar Jorge Bergoglio en septiembre a EEUU para participar en la Jornada Mundial de la Familia en Filadelfia y también para visitar Nueva York, donde hablará en la sede de las Naciones Unidas, y Washington, de momento sin fechas determinadas.

En el continente americano el número de católicos bautizados aumentó en un 10,5% desde 2005 hasta 2013, según datos proporcionados hoy por el Vaticano.

En Quito, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y el cardenal y arzobispo emérito ecuatoriano Raúl Vela fueron los encargados hoy de dar la noticia al país.

El presidente ecuatoriano dijo que, “en su generosidad”, el pontífice accedió a la petición de visitar también la ciudad costera de Guayaquil y no solamente Quito, como se preveía en principio por motivos de salud de pontífice, de 78 años.

“Felizmente, cambiando el itinerario, el Santo Padre también visitará Guayaquil. Llegará a Guayaquil, de ahí subirá a la ciudad de Quito, continuará a La Paz (Bolivia), luego Cochabamba (Bolivia) y luego Paraguay”, explicó Correa en una rueda de prensa con autoridades de la Iglesia católica.

El programa definitivo podría darse a conocer a mediados de mayo, después de que viaje dentro de unos días al Vaticano una segunda misión para debatir los últimos detalles del periplo.

Esta visita a Ecuador se producirá 30 años después de la que realizó el santo Juan Pablo II, según recordó el cardenal Vela.

En Bolivia, el presidente Evo Morales y la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) explicaron que el papa Francisco visitará las ciudades bolivianas de El Alto, La Paz y Santa Cruz de la Sierra.

La agenda del papa, que no ha sido detallada por completo, incluirá encuentros con Morales, “con las autoridades políticas y civiles, con los obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y feligreses”.

Según el presidente de la CEB, Óscar Aparicio, el papa manifestó su deseo de “expresar una particular atención a las periferias del dolor y de la marginación”.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) expresó su “alegría” por el anuncio de la próxima visita del papa Francisco al país y resaltó el “vínculo histórico y cultural entre la nación paraguaya y la Iglesia Católica”.

Ya el pasado marzo, una delegación del Vaticano llegó a Paraguay y recorrió algunos lugares que se cree serán visitados por el papa, entre ellos la Basílica de Caacupé, principal referente mariano de los católicos paraguayos y destino de peregrinación de miles de fieles todos los años.

Jorge Bergoglio también podría celebrar una multitudinaria misa en el parque Ñu Guasú, el mayor del Asunción metropolitano y donde en 1988 Juan Pablo II congregó a cientos de miles de personas, y mantener entrevistas con representantes de la sociedad civil y con el presidente de Paraguay, Horacio Cartes.