San Juan, (EFE).- El presidente del oposito Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, oficializó hoy su candidatura para convertirse en el elegido por su formación, que aboga por la anexión de Puerto Rico a Estados Unidos, para luchar por el puesto de gobernador en las elecciones de noviembre de 2016.

El presidente del opositor PNP presenta su candidatura para gobernador Puerto Rico. Pedro Pierluisi, representante de Puerto Rico ante el Congreso de los Estados Unidos. EFE/Archivo.
El presidente del opositor PNP presenta su candidatura para gobernador Puerto Rico.
Pedro Pierluisi, representante de Puerto Rico ante el Congreso de los Estados Unidos. EFE/Archivo.

“Hoy arranca la etapa más importante de mi compromiso contigo”, dijo Pierluisi ante sus seguidores en un acto celebrado junto a la sede sanjuanera del PNP en el que anunció el comienzo de su campaña para liderar la formación conservadora.

Pierluisi tendrá para conseguir sus objetivos que imponerse en primarias a Ricardo Rosselló Nevares, hijo de un exgobernador, y, quizá, a algún otro candidato, entre los que suena el nombre del expresidente del Senado en la pasada legislatura, Thomas Rivera Schatz, otra de las figuras destacadas del PNP que, de momento, no ha salido a la palestra.

“Hoy, junto a mi esposa, María Elena, y mi familia, junto a mis compañeros de partido y del ideal, ante todos ustedes, ante el pueblo de Puerto Rico y ante Dios anuncio oficialmente el inicio de mi campaña para ser el próximo gobernador de Puerto Rico”, dijo Pierluisi para oficializar algo que se conocía desde que el antiguo líder del PNP, Luis Fortuño, abandonó la política tras perder las últimas elecciones.

Pierluisi aprovechó su discurso para incidir en su trayectoria vital, una idea que ha repetido en numerosas ocasiones para diferenciarse de Roselló Nevares, de 36 años, a quien ha apuntado como carente de bagaje profesional y humano suficientes.

Pierluisi recordó que comenzó a trabajar a los 16 años en un supermercado, fue obrero de construcción y mensajero de un despacho de abogados hasta convertirse en secretario de Justicia de Puerto Rico y actualmente representante del Estado Libre Asociado ante el Congreso en Washington.

“Hoy les digo a todos, con el corazón en la mano, sin que me quede nada por dentro, que estoy preparado, estoy listo para ser su gobernador”, dijo en tono emotivo Pierluisi.

El líder del PNP estuvo acompañado por alcaldes de ciudades importantes de la isla, legisladores, su esposa y sus tres hijos.

El hasta ahora único contrincante de Pierluisi es Ricardo Rosselló Nevares, vástago de 36 años del exgobernador Pedro Roselló González (1993-2000).

Rosselló Nevares, un profesor universitario en Ingeniería Biomédica en una universidad de la isla, apenas cuenta con experiencia política, aunque tiene el aval de su padre, que encadenó dos legislaturas al frente del Ejecutivo puertorriqueño.

Aunque a Rosselló se le conoce a nivel político poco más que haber ayudado en la campaña presidencial de Hillary Clinton en Puerto Rico, cuenta con una buena imagen y el apoyo de su padre para alzarse con el liderato de un partido que tiene como principal reivindicación, por encima de cualquier otra, la plena integración de la isla en EE.UU.

La existencia de varios candidatos llevará a la celebración de primarias en el PNP el próximo junio, de momento entre las dos únicas figuras que se han postulado de forma pública para liderar al partido en la cita electoral de noviembre de 2016.

El aumento de la emigración y las graves dificultades para hacer frente a una deuda de cerca de 93.000 millones de dólares son factores que en el PNP consideran pesarán de forma decisiva en los comicios de noviembre de 2016 para el hipotético relevo gubernamental.