En la imagen, un empleado del servicio postal supervisa el proceso de envío de telegramas. EFE/Archivo