Lima, (EFE).- El expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) pidió al Instituto Nacional Penitenciario (INPE) que autorice el ingreso de los periodistas a la prisión policial de Lima en la que cumple una condena a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad para que puedan constatar sus condiciones carcelarias.

Fujimori pide que se permita a la prensa ingresar a su prisión en Lima. El expresidente peruano Alberto Fujimori. EFE/Archivo
Fujimori pide que se permita a la prensa ingresar a su prisión en Lima.
El expresidente peruano Alberto Fujimori. EFE/Archivo

Fujimori publicó hoy en su cuenta en la red social de Twitter una carta manuscrita que envió al jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), Julio Magán, el pasado domingo.

El exgobernante criticó el anuncio de la instalación de cámaras de seguridad en algunos ambientes de la prisión policial y la falta de una ambulancia, y también reiteró su pedido para que repongan el teléfono público que le fue retirado a fines del 2013 por haber realizado llamadas no autorizadas a medios de comunicación.

“Para dilucidar todas estas diferencias sobre los hechos mencionados solicito se sirva autorizar el ingreso de los medios de prensa”, señaló Fujimori.

El expresidente recibió el lunes el alta médica tras pasar más de dos días hospitalizado en una clínica de Lima para tratarse un episodio isquémico, y seguirá recibiendo el tratamiento indicado por los médicos, según informó en ese momento Julio Magan.

“El diagnóstico final es un accidente isquémico transitorio, con estrés agudo e hipertensión arterial controlada”, dijo el jefe penitenciario.

La excandidata presidencial Keiko Fujimori, hija del exgobernante, consideró que el deterioro de su salud “tiene una correlación con el endurecimiento del régimen carcelario”, del que dijo que no tiene lógica al considerar que es más estricto conforme envejece el exmandatario, de 76 años.

Alberto Fujimori, que ha sido operado en cinco ocasiones en la lengua por pequeñas lesiones precancerígenas, también fue ingresado en marzo del año pasado en una clínica por una isquemia que le afectó la movilidad del brazo izquierdo.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, pena que cumple en una celda individual en la sede de la División de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía, en el distrito limeño de Ate-Vitarte, en el sector este de la capital.

El presidente peruano, Ollanta Humala, rechazó en 2013 la solicitud de indulto humanitario presentada por los hijos de Fujimori al considerar que su estado de salud no merecía ese beneficio.