Los Ángeles,  (EFEUSA).- Un grupo de líderes salvadoreños, representantes de diferentes organizaciones religiosas, grupos de diferentes tendencias políticas y organizaciones comunitarias de salvadoreños de Los Ángeles, rindió un homenaje a monseñor Oscar Romero con motivo de su beatificación.

Líderes salvadoreños celebran con homenaje beatificación de Romero Víctimas del conflicto armado salvadoreño sostienen carteles con la imagen de Monseñor Romero. EFE/Archivo
Líderes salvadoreños celebran con homenaje beatificación de Romero
Víctimas del conflicto armado salvadoreño sostienen carteles con la imagen de Monseñor Romero. EFE/Archivo

El papa Francisco aprobó el martes el decreto que reconoce el “martirio” de Romero en “odium fidei”, lo que significa que el arzobispo de San Salvador fue asesinado por “odio a la fe”, por lo que podrá ser beatificado sin la necesidad de un milagro.

Los representantes salvadoreños se congregaron hoy en una esquina del parque MacArthur en la Plaza donde se erige un monumento en honor del mártir salvadoreño y en donde en la época de la guerra civil en El Salvador se reunían los inmigrantes que habían venido a Los Ángeles huyendo de la violencia.

“Lo interesante es que se está reconociendo que monseñor Romero luchó por la verdad, por la justicia y por la gente más necesitada en tiempos sumamente difíciles en El Salvador”, declaró a Efe Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

En el homenaje, en el que se destacaron las virtudes del ahora declarado oficialmente mártir por la fe por el papa Francisco, se rindió un homenaje a la obra del prelado que abogó por la justicia social enseñada por la doctrina católica.

“Estamos felices. Consideramos que (monseñor Romero) es una persona muy importante para la comunidad salvadoreña en particular y para los hispanos en general pues era una persona que luchaba por la justicia social”, dijo a Efe Teresa Borden, directora de comunicaciones del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN).

Además de las flores que se depositaron ante la estatua del prelado, también se presentaron cruces blancas, que recuerdan “a los migrantes en general que son los mártires modernos que también sufren todo tipo de atrocidades en su búsqueda de una vida mejor”, según destacó Cabrera.

Monseñor Romero fue asesinado por un francotirador desconocido cuando oficiaba una misa el 24 de marzo de 1980 en la capilla del hospital de cáncer Divina Providencia de San Salvador y en marzo de 1994 se abrió su proceso de beatificación en el Vaticano.

Y aunque la solicitud para la canonización de monseñor Romero fue presentada en 1990 y al arzobispo martirizado se le asignó la denominación de Siervo de Dios, el proceso quedó estancado desde 1997 hasta que en abril del 2013, el papa Francisco solicitó que se reactivara.

La comunidad salvadoreña ha manifestado su alegría por la decisión del papa que según dijo Cabrera, “permite que monseñor Romero se acerque un poco más a la santidad que muchos creemos, tiene muy merecida desde hace tiempo”.

Los salvadoreños constituyen el tercer grupo más grande de los latinoamericanos que viven en Estados Unidos (sin contar a los puertorriqueños) sumando aproximadamente unas 580.000 personas. Y según datos del censo del 2010 en Los Ángeles residen más de 255.000 salvadoreños.