Permitirán tramitar refugio a menores en El Salvador, Guatemala y Honduras. El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, da un discurso durante la conferencia sobre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington, Estados Unidos, hoy 14 de noviembre de 2014. EFE
Permitirán tramitar refugio a menores en El Salvador, Guatemala y Honduras. El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, da un discurso durante la conferencia sobre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington, Estados Unidos, hoy 14 de noviembre de 2014. EFE

Washington, (EFEUSA).- El Gobierno permitirá a menores de El Salvador, Guatemala y Honduras con un familiar legal en Estados Unidos tramitar la petición de refugio o un permiso de estancia en oficinas en su propio país, anunció hoy el vicepresidente Joe Biden.

El programa, que comenzará a partir del próximo diciembre, proporcionará una alternativa “segura y legal al peligroso viaje que algunos empiezan pero nunca terminan”, dijo el vicepresidente en una conferencia junto a los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador en Washington.

Este programa permitirá a algunos padres que residen de forma legal en Estados Unidos que soliciten que sus hijos, si residen todavía en alguno de esos tres países, se acojan al Programa de Admisión de Refugiados.

El proceso lo iniciarán los padres en Estados Unidos con un formulario en el que solicitarán que su hijo (menor de 21 años y que no esté casado) se le programe una entrevista en El Salvador, Guatemala o en Honduras, indicó el Departamento de Estado.

El Departamento de Estado subrayó que se estudiarán las peticiones caso por caso.

No obstante, los niños que no cumplan con los requisitos para acogerse al estatus de refugiado pero están en riesgo de sufrir algún daño podrán ser considerados para un permiso especial de estancia (“parole”), alegando razones humanitarias.

El permiso de ingreso humanitario permite la entrada temporal a los Estados Unidos a personas por razones de urgencia humanitaria o un beneficio público significativo, pero no otorga beneficios migratorios a largo plazo.

Además, si el cónyuge de la persona que vive legalmente en Estados Unidos todavía reside en el país de origen, “en algunas circunstancias” podría ser incluido en la petición de refugio del menor.

Durante el proceso, los menores contarán en sus países con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (IOM), la principal institución intergubernamental en el ámbito de la migración, que cuenta con 156 Estados miembros.

Estados Unidos tiene oficinas de reasentamiento para refugiados en 180 comunidades, a través de las cuales se tramitará la petición del menor.

Una vez que el familiar rellene el formulario en Estados Unidos, los menores serán entrevistados en su país de origen, se realizarán exámenes de ADN “para confirmar la relación biológica”, tendrán que cumplir con las medidas de seguridad y con un certificado médico.

Estados Unidos proporcionará a quienes cumplan con los requisitos para acogerse a este programa “un camino correcto para venir a nuestro país en lugar de cruzar la frontera de manera ilegal”, agregó el vicepresidente.