Río de Janeiro,  (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció hoy que su Gobierno impulsará este año una nueva serie de concesiones de carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos al sector privado, que puede incluir las terminales aéreas de ciudades como Porto Alegre, Salvador y Florianópolis.

Rousseff anuncia una nueva serie de concesiones de aeropuertos y puertos La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), fue registradas este jueves junto a un grupo de trabajadores, durante la inauguración de una ampliación del puerto de Río de Janeiro (Brasil). EFE
Rousseff anuncia una nueva serie de concesiones de aeropuertos y puertos
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), fue registradas este jueves junto a un grupo de trabajadores, durante la inauguración de una ampliación del puerto de Río de Janeiro (Brasil). EFE

“Vamos a lanzar un nuevo proceso de concesiones para ofrecer un nuevo mapa logístico para Brasil y racionalizar los costos de transporte en el país”, afirmó la jefe de Estado en la ceremonia de inauguración de las obras de ampliación y modernización de un puerto privado en Río de Janeiro.

La mandataria dijo que, tras un primer proceso en el que fueron concedidos los aeropuertos de Río de Janeiro, Sao Paulo, Brasilia, Campinas, Cofins (en la región metropolitana de Belo Horizonte) y Sao Gonzalo do Amarante (que opera para Natal), el Gobierno estudia licitar otras terminales aéreas con vuelos internacionales.

“Vamos a hacer nuevas concesiones de aeropuertos. Estamos estudiando algunas alternativas. Estudiamos (la concesión de) los de Porto Alegre, Salvador y Florianópolis, pero puede haber otros. Hay varias hipótesis”, señaló.

La gobernante dijo que el nuevo proceso también incluirá la concesión de carreteras, ferrocarriles, puertos e hidrovías.

Agregó que uno de las principales metas de Brasil es aumentar el transporte por hidrovías, especialmente de los granos cultivados en la región oeste del país y que tienen que ser exportados por los puertos en el océano Atlántico.

“Le daremos prioridad (en las concesiones) al transporte por hidrovías porque Brasil necesita mucho de esa logística y eso generará una importante reducción de costos para los exportadores de granos”, aseveró.

Según la presidenta, la modificación en el marco regulador de los puertos ya permitió un importante salto de la participación del sector privado en los terminales marítimos del país.

“Ya fueron autorizados 38 proyectos privados para el sector privado, incluyendo 22 nuevos terminales marítimos, con una inversión prevista de 11.000 millones de reales (unos 3.670 millones de dólares)”, detalló.

Agregó que las obras inauguradas hoy en Río de Janeiro fueron fruto de una inversión por 1.500 millones de reales (unos 500 millones de dólares), en su mayor parte privada, gracias a que dos de las empresas que operan en el puerto se comprometieron a aportar los recursos a cambio de que se les ampliara el plazo del arrendamiento.

De acuerdo con Rousseff, otras 27 empresas que operan puertos anunciaron inversiones por 11.200 millones de reales (unos 3.730 millones de dólares) a cambio de que también se les prorroguen sus concesiones.

Admitió, sin embargo, que esos proyectos dependen de una autorización del Tribunal de Cuentas de la Unión.

La ampliación de los muelles de dos empresas privadas en el puerto de Río de Janeiro convirtió a este terminal en el que posee el mayor muelle continuo para la operación de contenedores en toda Suramérica y amplió su capacidad hasta un 63 %, lo que ahora le permite recibir hasta 300.000 vehículos transportadores por año.

“Fue una inversión que permite a Río de Janeiro tener uno de los puertos más modernos del país y que contribuye para lanzar bases más sólidas para el crecimiento de Brasil”, afirmó la mandataria.

La presidenta dijo que, para enfrentar las “dificultades temporales” que afectan la economía brasileña, el Gobierno no sólo está impulsando un ajuste fiscal sino que también pretende atraer inversiones del sector privado en infraestructura y logística.

“Quiero que Brasil recupere su ritmo de crecimiento. Esa es mi obsesión”, puntualizó.