San Salvador,  (EFE).- Casi cinco millones de salvadoreños están convocados para las elecciones legislativas y municipales de este 1 de marzo, en las que por primera vez podrán votar por candidatos de distintos partidos y no solo por un listado.

Salvadoreños convocados a elecciones con polémica por la nueva modalidad de voto El registro electoral total está conformado por 5.096.035 personas, de las cuales 184.363 residen en el exterior, que se excluyen porque el voto desde el extranjero no es aplicable en las elecciones legislativas, solo en las presidenciales, explicaron fuentes del Tribunal Supremo Electoral (TSE). EFE/Archivo
Salvadoreños convocados a elecciones con polémica por la nueva modalidad de voto
El registro electoral total está conformado por 5.096.035 personas, de las cuales 184.363 residen en el exterior, que se excluyen porque el voto desde el extranjero no es aplicable en las elecciones legislativas, solo en las presidenciales, explicaron fuentes del Tribunal Supremo Electoral (TSE). EFE/Archivo

El padrón para estos comicios es de 4.911.672 personas habilitadas para votar y renovar, para otros tres años, los 84 escaños de la Asamblea Legislativa y los 262 concejos municipales del país, así como elegir la fracción de 20 diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano (Parlacen).

En realidad, el registro electoral total está conformado por 5.096.035 personas, de las cuales 184.363 residen en el exterior, que se excluyen porque el voto desde el extranjero no es aplicable en las elecciones legislativas, solo en las presidenciales, explicaron fuentes del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

La lucha por el control del Parlamento y las alcaldías la centran los dos partidos mayoritarios, el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) y Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha).

También participan ocho partidos minoritarios, algunos de los cuales solo llevan candidatos en ciertos departamentos.

La gran novedad de las elecciones del próximo domingo es el voto cruzado, que por primera vez en la historia de El Salvador permitirá votar por candidatos de distintos partidos, aunque no pone fin al tradicional sufragio por listados.

En las legislativas de 2012 los salvadoreños pudieron votar por candidatos, pero con la limitación de que fueran del mismo partido, y ahora sí podrán escoger de distintos colectivos.

Pero esta nueva modalidad hace temer dificultades en el escrutinio, tal y como advirtió el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, quien apuntó a la prensa que “los resultados electorales preliminares van a ser tardados”.

El TSE estará a cargo de la transmisión de datos porque no contrató en esta ocasión a ninguna empresa privada especializada, por desacuerdos internos y presupuesto insuficiente.

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, dijo a Efe que el voto cruzado “afirma la calidad del voto libre” porque “el ciudadano gana en posibilidades de decidir” por candidatos de varios partidos.

Sin embargo, Morales reiteró sus críticas, que en su momento también hicieron otros sectores, por el poco tiempo disponible para orientar a los ciudadanos sobre cómo votar con la nueva modalidad, ya que esta fue ordenada hace casi cuatro meses por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

La Sala ordenó el 5 de noviembre pasado implementar el voto cruzado al resolver a favor un recurso interpuesto el 29 de septiembre por organizaciones civiles contra disposiciones del Código Electoral que prohibían la aplicación de ese procedimiento.

Morales señaló que ha habido poco tiempo para garantizar la “suficiente cobertura e impacto” del voto cruzado, lo que “podría generar confusión, (y) mayor número de votos nulos”, entre otros problemas.

“Corresponde al Tribunal Electoral (hacer) su mayor esfuerzo de orientación a la población para que esta no caiga en equívocos al momento de ejercer” el sufragio, puntualizó el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos.

En principio, los dos partidos mayoritarios rechazaron el voto cruzado, pero posteriormente ARENA flexibilizó su posición y parte de su campaña pide el voto por candidato, aunque también por bloque, listado o bandera.

Por el contrario, el FMLN centra casi toda su campaña en pedir el voto por listado.

El voto cruzado, también llamado voto por rostro, entre otras denominaciones, ha obligado a muchos candidatos a diputados y miembros de concejos municipales, sobre todo de partidos minoritarios, a sufragar sus campañas con recursos propios.

Los partidos mayoritarios brindan ayuda económica a sus candidatos, aunque estos también aportan de sus bolsillos.

La nueva modalidad también hace que muchos candidatos promuevan sus virtudes individuales como personas y políticos para atraer votantes.

A pesar de algunos temores por las dificultades que podría generar el voto cruzado, el TSE asegura que no hay posibilidades de fraude y pide a la población que salga a votar con confianza.
El órgano electoral garantiza “la transparencia, la objetividad y la veracidad de los resultados” de los comicios, aseguró Olivo.

Sin embargo, admitió que “siempre (…) va a haber un señalamiento para el árbitro (el TSE), sobre todo de aquellos partidos que no obtengan los resultados que ellos esperaban”.

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos hizo “un llamado a las directivas partidarias para que intervengan ante sus bases y hagan su mayor esfuerzo por prevenir la violencia” que pueda derivarse del proceso electoral.

Morales instó “a la población a que ejerza libremente su voto el próximo 1 de marzo” y aseguró que “el proceso es confiable”.

Luis Alfredo Martínez