Washington, (EFEUSA).- Takata pagará a las autoridades estadounidenses 200 millones de dólares, incluida una multa de 70 millones, por el defecto de millones de airbag y la forma en que el fabricante japonés llamó a revisión las unidades afectadas.

Takata pagará 200 millones de dólares por el mortal defecto de sus airbag. Takata pagará a las autoridades estadounidenses 200 millones de dólares, incluida una multa de 70 millones, por el defecto de millones de airbag y la forma en que el fabricante japonés llamó a revisión las unidades afectadas. EFE/Archivo.
Takata pagará 200 millones de dólares por el mortal defecto de sus airbag.
Takata pagará a las autoridades estadounidenses 200 millones de dólares, incluida una multa de 70 millones, por el defecto de millones de airbag y la forma en que el fabricante japonés llamó a revisión las unidades afectadas. EFE/Archivo.

Según un acuerdo anunciado hoy entre Takata y la Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera de Estados Unidos (NHTSA por sus siglas en inglés), el fabricante japonés pagará 130 millones en penalizaciones diferidas y otros 70 millones de multa.

El acuerdo señala que Takata ocultó los datos del defecto a las autoridades estadounidenses desde 2009.

El acuerdo no anula la investigación criminal que está realizando la fiscalía estadounidense lo que puede suponer más multas en el futuro.

Por ejemplo, General Motors acordó pagar hace meses 900 millones de dólares para llegar a un acuerdo por el defecto del sistema de ignición de millones de vehículos que ha causado más de un centenar de muertes en el país.

En mayo de este año, tras meses de ignorar la demanda de las autoridades estadounidenses de que llamase a revisión todos las unidades defectuosas, Takata llamó a revisión 19,2 millones de vehículos en Estados Unidos que tenían instalados los sistemas de seguridad, por un defecto que causa la explosión de los infladores de las bolsas de aire.

El defecto está vinculado con al menos ocho muertes y lesiones a otras 99 personas.

Inicialmente Takata había limitado la llamada a revisión a aquellos vehículos localizados en zonas de Estados Unidos donde se dan elevadas temperaturas y humedad por considerar que los airbag solo explotaban cuando se producían esas condiciones.

Pero las autoridades estadounidenses solicitaron a Takata la ampliación de la llamada a revisión cuando se supo del mal funcionamiento de airbag en regiones de Estados Unidos en las que no se daban esas circunstancias de temperatura y humedad.

Las marcas que instalaron los airbag defectuosos de Takata en sus modelos son BMW, Chrysler, Daimler Trucks, Ford, General Motors, Honda, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Toyota.

Hoy, el secretario de Transporte de Estados Unidos, Anthony Foxx, dijo al anunciar el acuerdo que “esto ha sido un caos y hoy el Departamento de Transporte está actuando para limpiar la situación”.

Por su parte, el consejero delegado de Takata, Shigehisa Takada, dijo en un comunicado que el acuerdo con las autoridades estadounidenses “nos permitirá concentrarnos en recuperar la confianza de los fabricantes de automóviles, los reguladores y el público”.