Kabul, (EFE).- El máximo responsable de la misión de la OTAN y de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, el general John F. Campbell, desveló hoy que en las últimas semanas ha recibido autorización para ampliar la acción contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en el país asiático.

Tropas de EEUU autorizadas a ampliar acciones contra el EI en Afganistán. El máximo responsable de la misión de la OTAN y de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, el general John F. Campbell. EFE/Archivo.
Tropas de EEUU autorizadas a ampliar acciones contra el EI en Afganistán.
El máximo responsable de la misión de la OTAN y de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, el general John F. Campbell. EFE/Archivo.

“Hace dos o tres semanas se me dio autorización adicional para lanzar ataques contra el EI, hemos metido mucha presión al EI y continuamos nuestro trabajo con nuestros socios afganos para avanzar en la lucha contra el EI”, declaró Campbell durante una rueda de prensa en Kabul.

El militar indicó que, según estimaciones de la OTAN, el EI cuenta con unos 3.000 guerrilleros en la provincia afgana de Nangarhar (oeste), donde trata de formar un centro operativo, aunque dio por descontado que la presión del Ejército y las tropas extranjeras lo impedirán.

En ese sentido, aseguró que seguirán entrenando a las tropas afganas para potenciar su capacidad de luchar contra el EI.

Según el general estadounidense, el EI afgano ha ido apareciendo desde enero de 2015, pero en su opinión no tiene capacidad de preparar ataques contra Estados Unidos o países de Europa, sino que sólo busca formar un califato en Afganistán.

Campbell destacó que las tropas afganas deben resolver los problemas de liderazgo, reducir las debilidades y crear más reservas operativas como medidas a corto plazo para evitar tener un 2016 tan duro como el 2015.

Según, las estimaciones estadounidenses, el Ejército afgano tiene un déficit de 25.000 soldados para alcanzar su objetivo de disponer de un contingente de 195.000 efectivos.

Estados Unidos mantiene a unos 9.800 soldados en Afganistán, de los que cerca de la mitad permanecerán más allá del final del mandato del presidente, Barack Obama, en enero de 2017.

Desde que finalizó su misión de combate, el 31 de diciembre de 2014, la OTAN mantiene, por su parte, otra misión de capacitación con alrededor de 4.000 soldados, que triplicará hasta los cerca de 12.000 efectivos debido a la creciente inseguridad en el país.