“La Joyita” Guillen: Sueño con jugar en el Barça así como Ronaldinho

Deportes

Por: Aníbal Aguilar
Nisijah Quelieb Guillen Girón, conocido en los barrios capitalinos y en el fútbol nacional como la “joyita” del fútbol catracho por considerarlo un orgullo y un ejemplo para los jóvenes que lo siguen en el club que milita actualmente, “Real de Minas” de la primera división.

 La “Joyita”, nació el 17 de abril de 1999 en Tegucigalpa y su sobrenombre surgió en las categorías inferiores. “Desde pequeño fue mi sueño poder estar en primera división en el fútbol hondureño, cuando tenía 15 años surgió mi apodo en las categorías de formación en las fuerzas básicas del Olimpia, no ha sido fácil, ha sido un camino súper largo para poder estar aquí actualmente y sobre todo un sendero de mucho esfuerzo, dedicación, perseverancia y disciplina”, asegura el futbolista del Real de Minas.

A sus 21 años, Nisijah Quelieb Guillen reflexiona sobre el futbol nacional y dice que el fútbol hondureño tiene que aumentar su nivel para realizar mejores presentaciones a nivel internacional y dejar el nombre de Honduras en lo más alto.

En ese sentido, cuestionó el mal estado de las canchas del país:”Las canchas en malas condiciones son un factor importante para poder desempeñarse y sobre todo formarse de la mejor manera en el fútbol hondureño,” criticó el .

Durante la entrevista, el medio campista del Real de Minas no escondió las ganas de poder estar en la Selección Nacional, sobre todo ser tomado en cuenta para una convocatoria de seleccionados, “sería un sueño hecho realidad para mi poder ir a la selección nacional y sobre todo ir a un mundial de fútbol,” dijo de manera sonriente, luego agregando jocosamente que, se tramparía maseta jugando con los alemanes o cualquier selección de alto nivel en un mundial”.

Además, la jóven promesa del futbol nacional dijo que uno de sus mayores sueños es jugar en el FC Barcelona de España, y la razón es porque en ese equipo militó uno de sus ídolos, Quiero jugar ahí porque ahí jugó Ronaldinho la magia y la sonrisa del futbol mundial. Ronaldinho revivió a un equipo que estaba muerto,” comentó entre sonrisas.

Además de tener aspiraciones en el fútbol, también tiene metas académicas, “Me gustaría estudiar periodismo y especializarse en la rama de periodismo deportivo, además de esto en ser profesor de educación física”.

Nisijah Girón también está entregado a las cosas de Dios y junto a su familia asiste a la iglesia evangélica. “Porque para Dios no hay nada imposible,” dice el joven futbolista de 21 años de edad.